(34) 901 900 221 info@montero-aramburu.com

Información relevante sobre el Código LEI

A partir del 3 de enero de 2018 será obligatoria la utilización por todas las personas jurídicas, con  carácter general, del denominado código LEI a efectos de la contratación de productos financieros, que ya viene siendo exigible, en relación a los contratos derivados, desde el 1 de noviembre de 2017. A partir de la fecha primeramente citada, en efecto, la exigencia se extenderá a la contratación de todo tipo de instrumentos cotizados de renta variable y fija, tal como se desprende, respectivamente, del artículo 2 del Reglamento de Ejecución (UE) 2017/105, de la Comisión, de 19 de octubre de 2016 y del artículo 1.14, apartado a), del Reglamento (UE) 2016/1033, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de junio de 2016.

El código LEI (Legal Entity Identifier o identificador de entidad jurídica) es un código alfanumérico de veinte caracteres que sirve para identificar, de forma unívoca, a las personas jurídicas a nivel mundial que sean partes contratantes en las transacciones financieras (repos, derivados o valores).

La disposición adicional segunda del Real Decreto-Ley 14/2013, de 29 de noviembre, de medidas urgentes para la adaptación del derecho español a la normativa de supervisión de solvencia de entidades financieras, atribuye la emisión y gestión del código LEI en España a los registradores mercantiles, siendo territorialmente competentes los del domicilio social de las entidades solicitantes (artículo 17 del Reglamento del Registro Mercantil).

Todas las entidades jurídicas, financieras y no financieras,  que operen directamente con derivados y seguros de cambio, ya sean negociados en un mercado organizado o en un mercado OTC (Over-The-Counter, es decir, extra bursátiles o no regulados), necesariamente tendrán que disponer de su código LEI. A efectos prácticos, conviene aclarar los siguientes conceptos:

1º) Son entidades financieras, entre otras, las entidades de crédito, las empresas de servicios de inversión, las empresas de seguros y reaseguros, los organismos de inversión colectiva en valores mobiliarios -y, si procede, sus sociedades de gestión-, los fondos de pensiones de empleo y los fondos de inversión alternativos.

2º) Son entidades no financieras las personas jurídicas -no relacionadas en el punto anterior- que, normalmente, recurren a los contratos de derivados con la finalidad de obtener cobertura frente a riesgos directamente vinculados a sus actividades comerciales o de financiación de tesorería.

3º) Son contratos derivados los enumerados en el artículo 2 de la Ley del Mercado de Valores: permutas financieras, opciones, futuros y acuerdos de tipos de interés a plazo.

Por último, interesa poner de relieve que si la persona jurídica responsable de disponer de código LEI no lo proporciona al intermediario financiero, éste no podrá ejecutar las operaciones solicitadas.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top